Otra pieza indispensable en estos éxitos de este Real Madrid de Zinedine Zidane sin duda alguna es Keylor Navas. El portero merengue ha hablado también al poco de recoger la Orejona: «Estoy muy contento. Es hora de celebrar, siempre nos han apoyado hasta el final. Nunca perdimos la fe, le pedimos a Dios mucha salud para llegar preparados a esta final. Ya es una realidad, somos campeones de nuevo y estamos muy orgullosos con la gente que siempre ha creído en nosotros».

Y, como suele suceder entre porteros, el costarricense ha querido ser solidario también con Loris Karius, que hoy ha cometido dos errores de bulto en la final de Kiev: «Ser portero es muy complicado. Ojalá Karius pueda salir adelante, aún le queda mucha carrera».