En el Real Madrid parece clara la llegada de un guardameta y que este, si nada lo evita, sería Kepa Arrizabalaga, que podría recalar en el club blanco este próximo mes de enero. Esta situación emplazaría a Kiko Casilla a la posición de tercer portero, algo nada cómodo para alguien que llegó al Santiago Bernabéu a competir con Keylor Navas de tú a tú y que ha sido criticado durante el reciente periodo en el que ha suplido al costarricense por su lesión.

Así, según La Opinión A Coruña, el club gallego estaría dispuesto a no permitir que Casilla se sitúe en esa tesitura, ofreciéndole un lugar, al menos, hasta junio. Las dudas en la portería del Deportivo de la Coruña siguen presente a pesar de la recuperación de Rubén, y Kiko Casilla podría ser la solución al problema bajo palos que llevan sufriendo durante la primera mitad de temporada.