Ayer marcaba a la Juventus de Turín, equipo al que pertenece, el gol que daba la puntilla a los italianos y la tranquilidad al Bayern Múnich en la prórroga. Kingsley Coman ha sido una de las revelaciones más gratas de los bávaros esta temporada, con 6 goles en 26 encuentros para el equipo germano.

En las últimas horas el francés ha sido noticia también por sus declaraciones al término del partido en declaraciones a Premium Sport de Mediaset: «Fue una gran prueba para el equipo. No puedo hacer un nuevo planteamiento de las cosas porque ahora soy del Bayern. Juego en un país con una media de edad baja y soy feliz aquí».