Tras las nuevas informaciones que hoy mismo trataban de alejar a Neymar del PSG, acercándolo a la órbita del Real Madrid, se especulaba con que el brasileño podría tener una cláusula de rescisión de 300 M€. Algo que la Liga de Fútbol Profesional de Francia acaba de desmentir en un comunicado.

«Los clubes no pueden cerrar un contrato que contenga una cláusula de rescisión del mismo para cualquiera de los contratantes, y tampoco una cláusula de rescisión unilateral», afirma este comunicado. Es una práctica prohibida en Francia que de momento enfría los citados rumores.