Paul Pogba ha colmado la paciencia de los aficionados del Manchester United. El galo, que lleva varias semanas insinuando su posible cambio de aires, no se tomó la molestia de ir a saludar a los aficionados que ayer se desplazaron hasta Liverpool para presenciar la dolorosa derrota de los suyos ante el Everton (4-0), un feo detalle que ha dejado huella entre los seguidores.

De hecho, tal y como recoge As, entre los fanáticos del cuadro inglés ya existe un amplio sector que está cansado de su actitud y que cree que el jugador acabará recalando en el Real Madrid. «Pogba debería irse este verano. Los aficionados hicimos todo desde que volvió de Turín ofreciéndole todo nuestro apoyo a pesar de su rendimiento irregular. Pásalo bien en Madrid», aseguró uno de los aficionados al término del citado encuentro.