Qué dura está siendo la presente temporada para el aficionado del Espanyol, quien clama ya con todas sus voces contra la presencia de Quique Sánchez Flores en el banquillo. El técnico madrileño trató de encontrar la fórmula esta temporada sin acierto alguno, y esta se ha traducido con el puesto 16º hasta el momento y una trayectoria que deja con la sensación de que, de no haber equipos con peores plantillas, los pericos habrían coqueteado por puro mérito con el descenso.

Una de las mayores síntomas del declive del Espanyol se traduce en su aportación ofensiva, donde solo ha anotado 26 goles, la tercera peor cifra del campeonato. Mientras que el año pasado anotó un total de 49 tantos al cierre del mismo, en el presente se antoja imposible pensar siquiera en alcanzar la treintena. De hecho, la crisis goleadora del equipo ahonda en su racha actual, puesto que no ha logrado un gol desde el pasado 3 de marzo. Un total de 468 minutos acumulados sin anotar desde que lo hiciera por última vez Gerard Moreno frente a la Real Sociedad, evidenciando que la fórmula ganadora de este proyecto ya no existe.