Crisis general, pero con La Rosaleda como foco más preocupante de todos. Así lo recoge La Opinión de Málaga, quien se hace eco de la paupérrima situación que vive el conjunto boquerón como local. Tan solo 9 tantos anotados en su feudo que ya quedan muy lejos en el tiempo y cuyo último data del 28 de noviembre en el encuentro frente al Numancia de Copa del Rey, 19 de noviembre en el caso de LaLiga.

Unos números que hacen aún más difícil que el club opte a la salvación si no consigue triunfos en casa con el empuje de su hinchada, que lleva sin cargar su garganta con un tanto en su estadio demasiado tiempo. Cerca de hacer un mes del último tanto anotado por el Málaga en Liga (22 de enero vs Eibar), la crisis goleadora es un drama para los malacitanos, siendo el equipo que menos goles ha conseguido en la presente temporada y que señala a la perfección uno de los principales problemas de la situación en la que se encuentren. El producto ofensivo que deberá pulir José González en las próximas fechas si quiere exprimir el jugo que pueda quedarle al club para tratar de alcanzar la salvación.