Punto de crisis en el equipo de Barcelona que tiene su epicentro en Pau López. El guardameta gerundense ha sido uno de los señalados en la última derrota del conjunto perico tras un fallo garrafal que permitía al Real Betis adelantarse en el marcador, en un remate de Junior Firpo que llegaba franco al meta para que lo atrapara y que, sin embargo, terminaba en la red. El condicionante esencial para que esto sucediera se encontraría en el protagonismo de los verdiblancos que son, según la información emitida hasta ahora y a falta de oficialidad, su nuevo equipo, lo que le ha situado ante su actual afición en el escaparate de la crítica al conceder tales errores precisamente ante ellos, quienes mantienen una férrea la lucha por Europa.

El portero, que se ha visto relegado a la suplencia tras su desacuerdo con el Espanyol respecto a su renovación y tras grandes actuaciones de Diego López, tuvo que regresar bajo palos ante el traumatismo sufrido por el meta gallego, del que aún se recupera. Esto, permitió a Pau López ocupar la portería y ser el escogido frente al Real Betis, en una situación nada cómoda que habría ocasionado el excesivo nerviosismo del que hizo gala durante el encuentro. As señala a los blanquiazules como principales culpables de una realidad que situaba entre dos frentes al gerundense y que terminó pasándole factura tanto a él como al club, que sumó la derrota en su visita al Benito Villamarín.