Alfredo Ortuño fue, desde enero de 2015, jugador de Las Palmas, y lo que en principio parecía un paso adelante en su carrera, se convirtió en una dura experiencia de la que guarda un doloroso recuerdo.

El ahora futbolista de Real Salt Lake, en una entrevista concedida a La Opinión de Murcia, habló al respecto de lo que pasó en su etapa en la isla: «En muchas reuniones que mantuve con los máximos responsables del club les tuve que decir que soy persona, con familia, con un padre y una madre a los que les tenía que llamar para decirles que no me habían dejado entrenar; hicieron todo lo posible por arruinar mi carrera deportiva». El jugador dijo que Las Palmas «no quería que me fuera a un equipo de Primera División» e «hizo todo lo posible a su alcance para que fuera así». No obstante, también asegura quedarse con el aspecto positivo: «Mis seis primeros meses en Las Palmas fueron espectaculares y siempre me quedará con el recuerdo de que peiné el balón que luego Sergio Araujo metió en la portería cuando se logró ascender a Primera».