El futuro de Andriy Lunin, portero de 20 años cedido en el Leganés por parte del Real Madrid, sigue en el aire toda vez que no ha tenido demasiado protagonismo en el cuadro pepinero. De hecho esto no ha gustado nada en el seno del conjunto merengue, como bien afirma As.

El hecho de que apenas haya tenido minutos (5 partidos) no gusta en Chamartín, donde será llamado a filas si Keylor Navas cambia de aires. Pero en Butarque mantienen la esperanza de retenerlo, y ponen como ejemplo al también canterano blanco Óscar Rodríguez, que ha debido esperar a su segunda temporada para convencer.