La familia Pozzo quiere seguir ampliando su jurisdicción futbolística. No le basta poseer equipos como el Udinese y el Granada, si no que quiere más. Y es que según cuenta el diario Ideal, los italianos están pensando en comprar las acciones del dueño del Real Murcia.

El conjunto murciano está en una situación muy complicada, y Quique Pina le había prometido a Jesús Samper, el dueño, echarle una mano para conseguir inversores para la entidad rojilla. De acuerdo a los rumores, hay cuatro grupos que están considerando la compra de las acciones, y los Pozzo son uno de ellos.