La Selección de Gales ha sellado su clasificación para la Eurocopa 2020 después de imponerse a Hungría. Un logro importante para un combinado nacional que cuajó un brillante papel en la cita del Viejo Continente en Francia 2016, por lo que confía en estar también a la altura a lo largo del próximo verano. Aun así, la imagen de la noche la ha protagonizado Gareth Bale, quien, sinceramente, puede haber firmado su sentencia en el Real Madrid.

El de Cardiff, de 30 años, posó a la conclusión del envite con la bandera que tiene serigrafiado el célebre lema que le ha dedicado la fiel parroquia galesa: Gales, golf y Madrid, en ese orden. Por tanto, se prevé que el cuadro blanco pueda tomar medidas al respecto, ya que, pese a ser comprensible la euforia, se puede interpretar como un gesto de sorna hacia su actual club. Además, se han disparado los rumores durante estos últimos días acerca de la marcha de Bale, que podría barajar seriamente su retorno a la Premier League.