La UD Las Palmas se ha convertido en un auténtico hervidero de problemas que, desgraciadamente, no solo está afectando a lo deportivo. Tal y como recoge La Provincia, la justicia ha emitido una orden de busca y captura contra el presidente del conjunto canario, Miguel Ángel Ramírez, debido a una incomparecencia en el juzgado para declarar por un presunto fraude a la Seguridad Social.

De momento, este tiene previsto acudir ante la justicia durante el día de hoy y, aunque la medida previa sería preliminar, esto no hace más que sumar inestabilidad a un club que la próxima temporada disputará la Segunda División y a una directiva, gobernada por el empresario, que ha recabado todo el descontento de la afición. Precisamente por esto, su lugar en el Estadio de Gran Canaria no ha estado ocupado por su persona en las últimas fechas.