La Juventus de Turín se ha marchado al parón internacional de la FIFA por los compromisos de selecciones con los deberes hechos. En la Serie A, la Vecchia Signora aventaja en un punto al Inter de Milán, por lo que es evidente que el triunfo en el Giuseppe Meazza en el duelo directo entre ambas escuadras fue clave para posicionarse por delante en la tabla. Igualmente, domina en solitario su grupo de la Liga de Campeones, todo ello tras vencer en ambos compromisos al Lokomotiv de Moscú (con más sufrimiento de lo esperado), además de aprovechar el batacazo del Atlético de Madrid en el feudo del Bayer Leverkusen.

En otro orden de las cosas, Maurizio Sarri, que va confeccionando las piezas de su maquinaria para que funcionen a las mil maravillas y con armonía, desea garantizar la continuidad de 2 de los pilares de su proyecto. El primero de ellos, en la portería, donde Wojciech Szczęsny se ha convertido en el sucesor idóneo de un Gianluigi Buffon que ha regresado después de permanecer un año en las filas del PSG. Según informa TuttoSport, la renovación del polaco se produciría hasta 2023 o 2024, percibiendo un sueldo que rondaría los 4 M€ por curso. Igualmente, siguiendo con lo publicado por el citado medio, el otro contrato que pretende extender la Juventus es el de Gonzalo Higuaín, quien vuelve a sonreír en el campo gracias a su técnico. La intención sería ampliar su vinculación hasta 2022, por lo que se prorratearía su salario y los bianconeri dispondrían de total potestad sobre un posible traspaso del ariete argentino (ex del Real Madrid) en el futuro.