Temeroso de lo que sucederá el próximo verano con un De Vrij que ha despertado el interés de varios de los conjuntos más destacados de Europa, la Lazio trabaja en distintas opciones defensivas con las que poder reforzarse el próximo verano.

Entre las distintas opciones que han aparecido en escena se encuentra la que tiene como protagonista a Domenico Criscito, futbolista de 31 años que pretende regresar a Italia después de un periplo en el Zenit de San Petersburgo que comenzó en el año 2011.