Autor del tanto que selló la victoria del Real Madrid sobre el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano el pasado fin de semana (1-3), el extremo galés Gareth Bale se enfrenta a la posibilidad de ser sancionado. El motivo no es otro que su corte de mangas a los aficionados locales. Así, la Liga ha denunciado este gesto del futbolista.

El organismo ha enviado una nota en la que señala que «En el minuto 73 de partido, y tras anotar el jugador del Real Madrid CF, Gareth Bale, dorsal 11, el tercer gol de su equipo, en la celebración de este, siendo audible en la grabación audiovisual del partido algunos abucheos de parte de los aficionados locales, agita el brazo derecho llevándoselo a la proximidad de su cabeza, en previsible signo de provocación animosa al público, efectuando posteriormente un ademán de posible significado obsceno y despectivo levantando el brazo doblado y golpeándose en la mitad de él con la otra mano».

El abanico de posibles sanciones para el futbolista del Real Madrid depende de si la citada provocación del futbolista obtiene su propósito. En caso de lograrlo, la sanción irá de los cuatro a los doce partidos, mientras si no lo hace la suspensión variará entre uno y tres o un mes. Este segundo caso es el más posible.