Robert Moreno ya ha dejado su impronta en el AS Mónaco. Aunque el técnico español lleva poco más de dos semanas en el cargo, los futbolistas del equipo sienten ya que su estilo tiene poco que ver con el que proponía su antecesor, el portugués Leonardo Jardim.

«Robert ha traído orden y un estilo de juego. Los pequeños detalles trabajados con él ahora son puntos que nos hacen ser más fuertes en el terreno de juego. Quiere que corramos y que lo demos todo siempre. La gente está muy metida y comprometida con el míster y este nuevo proyecto. Ojalá que nos vaya muy bien (...) Con pocos entrenamientos, ya se nota una diferencia con respecto al equipo que éramos hace sólo tres semanas», reconoció el centrocampista catalán Cesc Fábregas, uno de los grandes beneficiados por su llegada.