Llegó la esperada cita para el ex miembro del Real Madrid y, en general, para todo el aficionado del PSG. Una noche de Champions League en la que Di María, en gran estado de forma, regresaba al Santiago Bernabéu para luchar frente a la camiseta que un día vistió. Pero lo que él no sabía es que lo que prometía ser una noche mágica para él acabó convirtiéndose en un mal recuerdo, no solo por el resultado, sino porque se pasó los 90 minutos en el banquillo.

Al propio enfado que llevaría el jugador, se ha sumado el de su pareja, Jorgelina Cardoso, que dejó un mensaje claro para Unai Emery a través de una de sus redes sociales: «Tu esfuerzo + tu trabajo extra + tus goles + tus asistencias + tu mejor momento = BANCO. Pero las que no entendemos nada de fútbol ​​somos las mujeres...». Un dardo directivo a la cabeza del técnico español que se refuerza también con el de la pareja de Thiago Silva, donde el brasileño también se quedó fuera de la alineación en una decisión muy cuestionable.