Nuevo giro de timón en el futuro de James Rodríguez. El centrocampista colombiano, de regreso en el Real Madrid después de que el Bayern Múnich decidiera no ejercer la opción de compra de la que disponía tras dos años de cesión, valora las distintas opciones que le ofrece un mercado de fichajes que se está mostrando especialmente activo.

El primer equipo que entró en liza con la intención de cerrar la incorporación del centrocampista cafetero fue el Nápoles. La escuadra italiana le daba la oportunidad de volver a reunirse con Carlo Ancelotti, entrenador que sacó su mejor versión cuando estuvo al frente del Real Madrid y que vería con muy buenos ojos la posibilidad de volver a contar con él a sus órdenes.

Sin embargo, la situación ha dado un giro importante en los últimos días. El motivo no es otro que la aparición en escena de un Atlético de Madrid que ha convencido al jugador y podría pagar alrededor de 50 M€ al Real Madrid una vez cierre la salida de Ángel Correa y Nikola Kalinic. Ahora, otro actor ha entrado en escena.

Esto es al menos lo que sugiere la información publicada por Corriere dello Sport, fuente según la cual el agente Jorge Mendes ha contactado con el Real Madrid con vistas a convencerle de que permita la salida del exfutbolista de Mónaco y Oporto en calidad de cedido a Italia a fin de enfundarse la elástica del cuadro napolitano. ¿Dará la escuadra merengue su brazo a torcer?