El Inter de Milán anunciaba ayer al fin el fichaje de Rafinha, centrocampista que llegó procedente del FC Barcelona. El brasileño ha ilusionado al cuadro nerazzurro, si bien su entrenador, Luciano Spalletti, ha querido calmar los ánimos y no descarta nuevas incorporaciones.

«No, no va a hacerlo, porque no se puede creer que alguien que no ha jugado en un año y medio vendrá y arreglará las cosas. Rafinha ha jugado 5 o 6 partidos en el último año, y el ritmo de competición es otra cosa. Somos nosotros que debemos ayudarle a él y no al revés. Atrás estamos cubiertos a nivel numérico, pero en el medio nos gustaría tener a alguien con el nivel de fútbol suficiente para competir por algo importante», afirmó el técnico a La Gazzetta dello Sport.