La escuadra donostiarra tiene claro cuál debe ser el camino del futuro proyecto de la entidad. Desde la directiva saben que primero se debe asentar las bases y ajustar el correspondiente material para poder construir la casa desde los cimientos básicos hasta llegar al tejado, y de ahí que el primer objetivo sea concretar antes un director deportivo antes que el entrenador.

Según Diario Vasco, la sintonía entre dirección deportivo y técnico debe fluir durante el próximo verano, por lo que se antoja primordial acertar con el nuevo inquilino tras Loren y que este dispongo entonces del nuevo encargado para el banquillo, contando también este con el visto bueno del consejo de la Real Sociedad. Una iniciativa que demuestra que los txuri-urdin no quieren precipitarse en su apuesta de cara a consolidar un nuevo y ambicioso marco. El preferido, por ahora, es Roberto Olabe.