El Tottenham, del que se han apoderado las dudas tras la derrota del martes en casa del Inter de Milán, tiene ahora un nuevo frente que abordar. Y es que como relata este sábado The Sun, la gran renovación firmada a principios de verano por Harry Kane, una de las razones por las qu no se pagó ni un euro por fichajes este verano, ha levantado ampollas.

Tres jugadores cuyos contratos deben ser revisados pronto, que son Christian Eriksen, Danny Rose y Toby Alderweireld, quieren vínculos similares. Pero los spurs no quieren que su masa salarial se dispare, por lo que tendrán que negociar con sumo cuidado en los próximos meses.