El administrador delegado del Inter de Milán, Beppe Marotta, ha aprovechado su última comparecencia ante los medios para dejar claro que el club sigue trabajando con la firme intención de ampliar el contrato de Mauro Icardi y para asegurar que las declaraciones de Luciano Spalletti, en las que pedía que ambas partes se pusiesen ya de acuerdo, no suponen un problema.

«Su renovación no es un problema, en absoluto. Lo que teníamos que decir ya lo dijimos, más allá de las aclaraciones con Spalletti. Gestionaremos la situación pero desmiento que pueda ser un problema», explicó el dirigente en declaraciones que recoge la web TuttoMercato.