En 2016 David Luiz regresaba al Chelsea después de su aventura en el PSG, firmando entonces un contrato de tres temporadas que expirará en el mes de junio. Esta circunstancia provoca que el defensa de 31 años tenga que resolver en los próximos meses su futuro en una u otra dirección.

De acuerdo con el Daily Mirror, el club londinense comenzará pronto a acelerar la continuidad del brasileño, ya que el deseo de los blues es que siga defendiendo sus colores. Porque a partir de enero sería si no libre para poder negociar con otras escuadras.