El FC Barcelona anda pendiente de la maltrecha rodilla de Samuel Umtiti para saber si debe acudir al mercado de invierno por refuerzos pero tampoco pierde de vista otros asuntos. Como por ejemplo las renovaciones porque varios de sus jugadores tienen su futuro en el aire.

El caso más significativo es sin duda el de Jordi Alba, ya que como afirma ahora el diario As las posturas entre ambas partes están distanciadas. El lateral afirma siempre en público no tener ofertas y trata de presionar al club, que como el carrilero será libre en 2020 parece no tener prisa.