No pasa James Rodríguez por su mejor momento en el Bayern Múnich, relegado a la suplencia por Niko Kovac recientemente. El colombiano ha recibido además críticas por su reacción a esa suplencia, de manera que ha tenido una contundente respuesta a las mismas.

«Cada quien tiene derecho de hablar, a mí me resbala todo», declaró tras el último encuentro disputado con su selección. El cafetero ha querido de este modo reivindicarse antes de regresar a Europa para retomar el curso normal de la temporada.