Llegado el pasado mercado invernal procedente del Udinese con la intención de hacerse con un hueco en el once de Luciano Spalletti, el prometedor lateral derecho de 22 años Marco Motta se ha convertido en una de las piezas fundamentales de la Roma en la segunda vuelta de campeonato, donde ha disputado 12 encuentros.

Por este motivo, el conjunto romano se ha puesto como objetivo hacerse definitivamente con los servicios del joven internacional sub’21, para lo cual ofrecerá al Udinese la posibilidad de incluir al joven futbolista Marco Andreolli a fin de rebajar el precio.