Al igual que el resto de clubes, el Espanyol trabaja ahora con el objetivo de terminar las últimas tareas que quedan pendientes antes de que cierre el mercado de fichajes. El cuadro perico tiene varios frentes abiertos y uno de ellos es cerrar la salida de David López al Nápoles, que de momento está trabada debido a la forma de pago, porque ambos clubes no se ponen de acuerdo.

Por otro lado está la renovación de Víctor Sánchez, la cual ya parece encarrilada, según ha revelado él mismo en palabras que recoge Sport: «El presidente ya dijo ayer que prácticamente daba por cerrada la renovación. Únicamente tuve una oferta, la del Villarreal, no se llegó a un acuerdo y decidí quedarme aquí, lo único que falta es la firma».