El proyecto del Girona quiere consolidar cuanto antes a varios de los futbolistas más importantes con los que cuenta actualmente y que se han convertido en la gran prioridad para su director deportivo, Quique Cárcel. Este, según diario AS, trabaja sin descanso para conseguir renovar a Pablo Machín, el gran arquitecto, al que se le quiere compensar con un nuevo acuerdo que estimularía también su bolsillos.

Por otro lado, y ya en la plantilla, el club quiere conseguir las nuevas firmas de Bounou y Borja García. En el caso del guardameta, su caché ha aumentado considerablemente esta temporada y su actuación en el Mundial, donde puede tener la oportunidad, podría hacer crecer a sus pretendientes. Ante esto, los albirrojos tratarían de lograr la cesión de Álex Remiro, actualmente cedido en el Huesca por parte del Athletic Club. El otro objetivo que mantiene el equipo gerundense, es la continuidad de Johan Mojica, por quien se negociará con el Rayo Vallecano su compra.