El ya ex entrenador del Málaga, Víctor Sánchez del Amo, ha comparecido este miércoles ante los medios de comunicación para exponer su visión de los hechos que desencadenaron ese despido. El preparador ha sido tajante con respecto al chantaje que ha sufrido y ha agradecido el cariño a sus seres queridos.

«No sabéis cómo reconforta cuando eres víctima tener ese servicio. Mi máximo respeto para ellos. Reitero que he sufrido un delito por violación de mi derecho a la intimidad, con acoso y extorsión, que forma parte de mi más absoluta intimidad, hecho que condeno como la inmensa mayoría de personas cuando han tenido conocimiento. Pido máximo respeto por la afectación que esto tiene para mi familia, y también para no perjudicar las investigaciones que se están llevando a cabo», afirma el entrenador.

También ha querido dar visibilidad a su situación y a quienes la sufren: «Estamos hablando de delitos cuyas víctimas llegan a situaciones de suicidio. Los principales objetivos están siendo menores y mujeres. Es para tratarlo de manera muy seria y no hacer ni mucho menos bromas. Porque cuando he puesto esto en manos de la Policía, ellos me lo han dejado clarísimo. Y no he aceptado el chantaje porque sentiría que apoyo a estas bandas mafiosas que están detrás. Pero no van a encontrar en mí a alguien que se ponga de lado de fomentar este tipo de delitos. Y animo a los que sufran estos delitos a que vayan a la Policía, que hacen un trabajo impresionante y que no sabéis lo que eso reconforta».