El técnico de Las Palmas de Gran Canaria ha llegado a México con las ideas muy claras y ha instaurado nuevas pautas en el equipo. Tal y como apunta As, ha dejado a un lado las concentraciones antes de los encuentros, lo que le permite a los jugadores pasar más tiempo con sus familias. Eso sí, Paco Jémez programa una sesión de entrenamiento a la hora del partido que se juegue cada semana para acostumbrar a sus futbolistas.

Una de las normas fundamentales es que el técnico tiene poder de decisión tanto en los fichajes como en las salidas de los futbolistas, algo que no ha tenido en plenitud otros clubes y que le ha pasado factura. Además, Paco Jémez no ha cambiado su actitud y sigue siendo igual de sincero en sala de prensa y con los jugadores.