Aprovechando la final de la Liga de Campeones que se juega en Kiev, la UEFA ha reunido a su Comité Ejecutivo estos días. Ayer se aprobaban las designaciones de las finales de 2020, y hoy el organismo que rige el fútbol continental ha dado el visto bueno a nuevas medidas, más estrictas, para que se cumpla con el Fair-Play Financiero.

Se mejorará la transparencia de los clubes, se prohibirán cesiones ficticias como la de Kylian Mbappé al PSG, se controlará la deuda y se evitarán los fraudes en forma de ventas a clubes colaboradores. Aunque lo más llamativo es que la UEFA no aceptará un desequilibrio de más de 100 millones en la campaña de fichajes. En este caso, la UEFA puede verificar inmediatamente y pedir garantías sobre el cumplimiento del juego limpio para el año siguiente. Veremos cómo afecta ahora esto a operaciones como la de Antoine Griezmann…