El delantero francés de Las Palmas, apartado del equipo desde la llegada de Paco Jémez, fue muy crítico con el entrenador canario en una entrevista concedida por el jugador a La Provincia, viendo totalmente injustos sus motivos para apartarle: «Lo que pasó, básicamente, fue que yo y Tannane estábamos en el hotel -en la primera noche de la concentración de la UD entre el 27 y el 31 de diciembre pasados- y llegamos tarde a la cena, pero un minuto tarde. Vale, no tenemos ninguna excusa porque, como profesionales, debemos estar a la hora. Pero tampoco es una excusa para que el entrenador eche a dos jugadores de esa manera [...] El entrenador ni siquiera me habló. Habló con el presidente y el presidente vino a hablar con nosotros. No tuvo las suficientes pelotas para ponerse delante mía y decirme ’no te quiero por esto, esto y esto’, y terminar ahí. No soy un tipo que crea problemas; no habría peleado con él».

Además, Loic Rémy se reafirmó en su decisión de no volver tras lo sucedido: «No vuelvo porque lo que pasó fue una falta de respeto total por parte del entrenador. No digo que yo fuera el jugador clave, pero sí era el máximo goleador y de repente me ponen a un lado. Estoy muy decepcionado por tener que dejar este club, porque quería pelear hasta el final de temporada para mantener al equipo en Primera División, pero llegó el entrenador y decidió ponerme a un lado [...] me trató como si fuera un pedazo de mierda, porque me sentí como un pedazo de mierda cuando todo esto pasó. Nunca esperé estar ahora en Francia, sino jugar y marcar goles con mi equipo e intentar salir de la mala situación». Un marco sin retorno entre ambas partes que llevará a la marcha del delantero en este mercado.