Laurent Blanc, tras su salida del PSG en junio de 2016, quiere volver a los banquillos. El técnico francés ha expresado su deseo, según el Corriere dello Sport, de ser el relevo de Claudio Ranieri al frente de la Roma. Es evidente que el galo es un hombre con experiencia, criticado en ciertas fases de su trayectoria como entrenador, pero cuya apuesta deportiva siempre ha resultado atractiva.

El de Alès, de 53 años, está siendo relacionado con varios equipos de la Premier League y la Ligue 1. Blanc sería un sustituto más que interesante para Ranieri en la Roma, ya que el italiano finaliza este verano su contrato con el verdugo del FC Barcelona el curso pasado en la Champions. Pese a ello, la escuadra giallorossi pretende un perfil como el de Antonio Conte, que ha sido relacionado recientemente con el Inter de Milán. Las expectativas del que fuera míster de la Juventus de Turín y del Chelsea, además de la Selección de Italia, son muy elevadas. Es por ello que la Roma tiene su interés fijado en Gian Piero Gasperini, el actual técnico del Atalanta, la revelación en la Serie A.