Mauricio Pellegrino no se precipitará. Aunque el Leganés parece decidido a ofrecerle la renovación (su actual contrato acaba al término del presente curso), el técnico argentino acaba de dejar claro que no se sentará a estudiar ninguna propuesta hasta que el equipo logre la salvación definitiva. «Lo mejor para todos es que nosotros cumplamos los objetivos. Hoy dos o tres partidos cambian mucho y todavía estamos lejos de nuestros mínimos objetivos y yo no me quiero descentrar de ello. Si firmo hoy tres años y pierdo cuatro partidos quedaríamos todos como tontos. Hay que caminar firmes y vivir el día a día. Ya habrá un tiempo para pensar más adelante. Lo que yo pienso ya se lo expresé un poco a la gente, hemos hablado de manera informal. Mi deseo es que cuando cumplamos los objetivos podamos hablar», explicó.

Eso sí, el preparador reconoció que no descarta permanecer en el cuadro pepinero durante un largo periodo de tiempo. «Ése es mi deber como profesional. Vivimos de los resultados y como cambian... Lo ideal sería que me comprometa con un club mucho tiempo, pero tampoco lo puede cumplir el Leganés. ¿Por qué siempre el entrenador tiene que comprometerse si la naturaleza de la competición no? Hay que ir día a día. Una cosa es el deseo y otra la realidad. Mi obligación como entrenador es ir pensando y, esté o no, dejar lo mejor para que todo esté armado y organizar la pretemporada. Para que el año que viene, si cumplimos con los objetivos, estemos mejor preparados y seamos mejores», indicó.