La exigencia de Argentina para el próximo Mundial es máxima. Tras caer consecutivamente en dos finales de Copa de América y la última cita mundialista, donde Alemania alzó finalmente el título, la albiceleste quiere cerrar por fin la andadura levantando la copa, algo que valora el propio Lionel Messi como el final de una etapa de no verse cumplido, reconociéndolo así en la entrevista realizada a La Cornisa, de América TV: «Pensamos que no siendo campeones se va a venir mucho más (crítica) todavía, que no nos va a quedar otra. Si es así van a pedir que todo el grupo de jugadores se vaya de la selección. Por eso creo que es el mensaje que da esta camada de jugadores por lo que siente, lo que nos hicieron sentir».

Eso sí, el ’10’ de la Selección Argentina y del FC Barcelona sigue soñando con poder repetir la imagen que otros capitanes de combinados nacionales han hecho anteriormente, como Iker Casillas o Philipp Lahm, y tocar el lado dulce de la victoria en esta nuevo ocasión que se le presenta: «Ojalá sea un gran Mundial, mi deseo es el de todos los hinchas, vamos con muchas ganas de poder conseguir y llevar la Copa a la Argentina [...] Lo que me imaginé siempre, poder estar en esa final, poder ganarla, poder levantar la copa, es un sueño de siempre y cada vez que llega un Mundial se hace más fuerte todavía, por eso también el llanto del 2014. Sabemos la dificultad que tiene ganar un Mundial y quedarnos tan cerquita fue doloroso. Un Mundial es muy difícil y nosotros estuvimos a tan poquito de cumplir ese sueño que fue duro».