Esta misma tarde acaba de dar a conocer Bild que Leroy Sané sufre una lesión de gravedad que lo mantendrá apartado de los terrenos de juego bastantes meses. Y como afirma L’Equipe, tenemos que esto ha frenado una de las grandes operaciones de fichajes de este verano.

Porque el Bayern Múnich y el Manchester City comenzaban a entenderse con el posible traspaso del extremo alemán por alrededor de 110 M€. El jugador dio su visto bueno al traspaso, pero el acuerdo entre clubes no estaba cerrado, aunque sí cercano. Con la lesión todo se ha frenado.