Juan Ramón López Muñiz mantiene la calma. Aunque su continuidad en el banquillo se antoja complicada si el Levante sucumbe en casa ante el Real Betis el próximo lunes, el preparador acaba de asegurar que no se siente presionado y que está dispuesto a seguir luchando como el primer día.

«No sé las declaraciones que hizo Quico pero mientras esté aquí voy a trabajar como el primer día. Estar en el levante es una ilusión, vine a cumplir unos objetivos y trabajaremos para ellos (...) No me afecta el entorno, los resultados o la clasificación. Espero que al final de temporada todo quede como una anécdota. Nunca me vas a ver con la cabeza agachada. Sé a lo que me dedico, sé los objetivos que tengo que conseguir. Ir primero o ir último no me afecta a la hora de tomar decisiones», aseveró en declaraciones que recoge Marca.