El Besiktas ha logrado proclamarse, con una jornada de adelanto, campeón de su grupo, el G, en esta fase de grupos de la Liga de Campeones. Y lo ha conseguido gracias al empate cosechado hoy (1-1) en Estambul frente a un Oporto que ahora tendrá que esperar al partido entre Mónaco y RB Leipzig para saber cómo afrontará la última jornada.

Felipe Monteiro adelantaba a los visitantes en el minuto 29, pero al filo del descanso era Anderson Talisca el que anotaba el 1-1 definitivo, tras gran jugada del cotizado Cenk Tosun. Los de Estambul logran una histórica primera plaza en su grupo y serán uno de los rivales preferidos por los segundos clasificados en el sorteo de diciembre.