Deportivo Alavés 2 - 0 Celta de Vigo

El primer duelo del domingo en la Liga nos dejaba un partido entre dos equipos que querían la victoria para huir del peligro que tiene siempre verse en puestos de descenso antes de tiempo. Queda mucha Liga por delante pero siempre viene bien sumar ante un rival que luego puede ser directo. Y en el caso de los gallegos porque, tras el gran mercado cerrado en verano, el arranque no ha sido el esperado. Aunque no solo el Celta de Vigo necesitaba sumar de a tres, porque el Deportivo Alavés también quería espantar fantasmas.

Tras una primera parte bastante tensa y disputada, era Magallán quien el minuto 49’ lograba adelantar a la escuadra vasca. El balón parado lograba dar ventaja a los locales, que necesitaban sin duda una victoria como esta, que además ha sido bastante trabajada. Mención aparte merece el gran partido de Lucas Pérez, que volvía a ser decisivo y en el 82’ lograba ampliar las distancias y sentenciar anotando el segundo tanto. Mendizorroza celebraba una victoria importante en una fría mañana de octubre y el cuadro vasco toma aire a costa de un equipo gallego que sigue inmerso en dudas.