Celta de Vigo 0 – 1 Getafe

El Celta de Vigo afrontaba el que podía ser el último duelo de Fran Escribá en el banquillo, muy cuestionado y pitado antes de arrancar la contienda en Balaídos contra el Getafe. El plantel gallego venía de claudicar casi sobre la bocina en el feudo del Real Betis, lo que le dio una bocanada de aire fresco a Joan Francesc Ferrer ’Rubi’, que ha corroborado con el empate a domicilio con el Real Madrid. Por lo que respecta al cuadro azulón, había noqueado al Granada de Diego Martínez, una de las sensaciones de LaLiga Santander, en el sur de la capital de nuestro país.

Los visitantes mostraron sus cartas casi desde el pitido inicial del trencilla, mientras que el Celta, con más corazón que cabeza, exhibía una vez más serios problemas en la retaguardia que no tardarían en aprovechar los hombres de Pepe Bordalás. Robert Kenedy Nunes do Nascimento, conocido como Kenedy, cedido por el Chelsea, fue el encargado de enmudecer y, posteriormente, desatar el descontento de la parroquia celeste con su tanto antes del descanso (0 – 1). Ángel Rodríguez, que saltó al césped en detrimento de Enric Gallego, al que le está costando acoplarse a la disposición táctica del Getafe, superó a Rubén Blanco, aunque en posición antirreglamentaria. No hubo tiempo para mucho más, así que los azulones alcanzan los 19 puntos, a lo que se debe añadir que los de Vigo se quedan con 9 en su casillero.