Villarreal 0 – 0 Athletic de Bilbao

Villarreal y Athletic Club iban a protagonizar el segundo encuentro de la jornada dominical, todo ello después del solvente triunfo del Real Valladolid contra el Real Mallorca a orillas del Pisuerga. En principio, uno de los duelos más atractivos de la duodécima cita de LaLiga Santander, donde el FC Barcelona había dado su brazo a torcer en el campo del Levante, Sevilla y Atlético firmaron tablas en Nervión y el Real Madrid no pasó del empate en Concha Espina contra el Real Betis. El Submarino Amarillo dispuso de una doble oportunidad en el primer acto en las botas de Santi Cazorla, pero Unai Simón estuvo imperial para evitar la diana del asturiano. La réplica la pondría Iñaki Williams casi de inmediato, pero el ariete de los leones no pudo encontrar portería para batir a Sergio Asenjo. El cancerbero palentino realizaría una intervención de gran mérito tras disparo de Mikel San José, demostrando la agilidad y los reflejos felinos que posee. También probaría fortuna antes del descanso André Zambo Anguissa, aunque Unai atajaría el cuero sin problemas.

La segunda mitad arrancaría con un tanto de Gerard Moreno antes de alcanzar el minuto 10 de dicho acto, previo envío de Cazorla, pero el colegiado invalidaría la jugada por posición antirreglamentaria. Unai Simón volvería a salvar a los pupilos de Gaizka Garitano con una parada poco ortodoxa, ya que fue con su rostro, pero fundamental para mantener las tablas en el luminoso del Estadio de la Cerámica. Javi Calleja movería ficha con la incursión al césped de Samuel Chukwueze en detrimento de Moi Gómez. La primera intervención del nigeriano llegaría en una de sus especialidades, al contragolpe, aprovechando un desplazamiento en largo de Asenjo. El africano se asoció con Cazorla, aunque el chut del ex de Málaga o Arsenal salió lamiendo la cepa del poste de la meta bilbaína. Raúl García, después de una triangulación colectiva del Athletic, realizó un potente disparo que, desgraciadamente para sus intereses, se marchó algo desviado de la portería custodiada por el arquero castellano. Raúl Albiol, esencial en el engranaje defensivo del Villarreal, efectuaría un cabezazo casi inapelable, puesto que la figura de Unai Simón volvería a aparecer para firmar una parada antológica. Ambos equipos pretendieron romper el resultado gafas, pero el marcador no se movería en todo el choque, lo que ponía fin a una tremenda racha del equipo groguet en casa: 20 partidos consecutivos viendo portería, acumulando la friolera de 44 dianas.