Osasuna 1 – 2 Athletic de Bilbao

Espanyol y Getafe habían inaugurado la jornada dominical de LaLiga Santander, la decimocuarta cita de la categoría de oro del campeonato doméstico de nuestro país. El Sadar, un fortín que anhelaba seguir siendo inexpugnable para sus rivales, ya que, entre otros, FC Barcelona, Villarreal y Valencia habían sido incapaces de noquear a Osasuna, se vestía de gala para recibir la visita del Athletic de Bilbao. No era un derbi al uso, pero se percibía ese ambiente especial que se respira en dicho tipo de enfrentamientos. 2 grandes entrenadores, como es el caso de Jagoba Arrasate y Gaizka Garitano, frente a frente para cumplir su objetivo.

La contienda arrancó con tensión, especialmente por parte de Ezequiel ’Chimy’ Ávila, quien salió algo revolucionado y vio la cartulina amarilla nada más empezar el duelo. Iñaki Williams comenzaba a hacer de las suyas en la parcela ofensiva de los leones, convirtiéndose en un auténtico quebradero de cabeza para la zaga rojilla. Raúl García, viejo conocido de la parroquia navarra, perforaría el fondo de las mallas de la meta defendida por Sergio Herrera, aunque el colegiado (a instancias del VAR) consideró que lo hizo en posición antirreglamentaria. Sí que subiría al marcador la diana materializada por Williams, que aprovechó un magnífico pase de Oihan Sancet para aventajar al Athletic Club (0 – 1).

Fue muy superior el equipo visitante en la media hora inicial, si bien es cierto que Juan Villar devolvería, momentáneamente, la paridad al electrónico. Aun así, el VAR volvería a intervenir para anular el tanto del onubense. El ’Chimy’, uno de los mejores jugadores de Osasuna en la presente campaña, no dudó ni un instante en buscar portería en cuanto amortiguó el cuero con su cuerpo, aunque su estética volea se marcharía por encima del travesaño. Unai Simón, cancerbero que está rindiendo a la perfección durante el presente curso, realizaría un par de intervenciones realmente meritorias (casi consecutivas) para echar el cerrojo en su portería. Todo ello, además, con el objetivo de conseguir el primer triunfo a domicilio de la campaña, junto con el añadido de tratar de romper el récord de imbatibilidad de los pamplonicas en su feudo (31 partidos seguidos sin conocer la derrota). El ’Chimy’ Ávila impondría una vez más su ley en El Sadar, batiendo a Unai Simón (1 – 1) a falta de cuarto de hora para concluir el choque. No obstante, Kenan Kodro, salido de la cantera de los locales, situaría de nuevo por delante al Athletic (1 – 2). Un gol que, a la postre, sería decisivo para que los bilbaínos se llevasen los 3 puntos de Navarra.