Leganés 3 – 2 Celta de Vigo

El Leganés había dado un salto cualitativo y competitivo con el aterrizaje de Javier Aguirre en Butarque, escenario que iba a recibir la visita de un Celta de Vigo que anhelaba salir de las posiciones de descenso a Segunda División. El cuadro pepinero había claudicado por la mínima en el Ramón Sánchez-Pizjuán frente al Sevilla, que se mantiene a la estela de FC Barcelona y Real Madrid. Por su parte, los celestes habían firmado tablas en Balaídos con el Real Valladolid, una vez que había sido capaz de noquear al Villarreal una semana antes en el Estadio de la Cerámica. La tesitura se le pondría de cara al equipo local por medio de una obra de arte ejecutada por Óscar Rodríguez, quien sorprendió a Rubén Blanco con un lanzamiento de libre directo al cuarto de hora de juego (1 – 0).

El Leganés continuaba buscando la portería de su oponente para ampliar la renta en el luminoso, algo que lograría, de nuevo por medio del canterano merengue, para subir el 2 – 0 al electrónico antes del descanso. Un Óscar que, con 4 tantos, se convertía en el máximo goleador de los madrileños en Liga, por delante de Youssef En-Nesyri y Martin Braithwaite (ambos con 3 dianas). Kevin Rodrigues, cedido por la Real Sociedad, parecía dejar la contienda casi vista para sentencia en el tramo inicial del segundo acto (3 – 0). No obstante, Néstor Araujo recortaría distancias en el envite con un certero remate (3 – 1), si bien es cierto que Gabriel Matías Fernández, quien entró al césped en la segunda mitad, dejaría en inferioridad numérica al Celta por doble cartulina amarilla. De todos modos, Iago Aspas volvería a demostrar que es el jugador franquicia de los vigueses con una acción individual magistral para llenar de zozobra a la parroquia pepinera (3 – 2). El ’10’ de los visitantes pudo devolver la paridad al luminoso en la siguiente jugada, pero Iván Cuéllar evitó el doblete en la cuenta particular del de Moaña. El VAR revisó una posible pena máxima en el área del Leganés, pero la victoria se quedaría en Butarque. Los de Aguirre se sitúan con 9 puntos, empatando con el Espanyol, mientras que el Celta de Vigo permanece con 13 en su casillero.