La mano de Javier Aguirre ya se deja notar en el Leganés. Aunque la Real Sociedad partía con el claro papel favorito, el cuadro pepinero planteó una dura batalla durante los 90 minutos y acabó cosechando un merecido empate que bien podría servir como impulso anímico de cara los próximos partidos. Youssef En-Nesyri, con un esplendido testarazo en el minuto 77, igualó una contienda que había desnivelado previamente Mikel Merino con otro estupendo remate de cabeza a la salida de un córner (63’).

Este empate también tiene mucho que ver con el irregular estado de un terreno de juego que no permitió al cuadro local desarrollar ese fútbol vertical y efectivo que viene desplegando desde el arranque de curso. Aunque confiaban en obtener una victoria ante el colista de la Liga, los donostiarras tendrán que conformarse con dormir hoy como líderes con un punto de ventaja sobre FC Barcelona y Real Madrid.