Real Valladolid 0 – 1 Sevilla

Superado el parón de la FIFA por los duelos de selecciones, el Real Valladolid quería resarcirse de su último envite en LaLiga Santander. Los pupilos de Sergio González cayeron estrepitosamente en Mendizorroza frente al Deportivo Alavés, por lo que anhelaban continuar siendo inexpugnables en la capital del Pisuerga. Por su parte, el Sevilla de Julen Lopetegui desembarcaba en Pucela con la finalidad de corroborar las positivas vibraciones desplegadas en el derbi andaluz en Heliópolis frente al Real Betis. Un duelo más que interesante para cerrar la jornada en el campeonato doméstico, la decimocuarta cita del presente curso en Primera División.

Sandro Ramírez, titular en punta de lanza en detrimento de Enes Ünal, dispuso de la primera ocasión del choque, pero la retaguardia hispalense se mostró intratable. Javi Moyano, capitán blanquivioleta, probaría fortuna a la salida de un córner con un testarazo que se perdió por encima del travesaño. El jienense sería protagonista al cometer un riguroso penalti sobre Manuel Agudo Durán, conocido como Nolito, que Éver Banega se encargaría de convertir en el segundo intento. Jordi Masip atajó el primer lanzamiento del argentino, pero el colegiado (a instancias del VAR) señaló la repetición de la pena máxima, que supuso el tanto del Sevilla en el Nuevo José Zorrilla (0 – 1). Además, el canterano del FC Barcelona fue amonestado. El choque comenzó a cargarse de tensión, tal y como reflejaron Nacho Martínez y Lucas Ocampos con un encontronazo, que propició la tarjeta amarilla para ambos. La oportunidad más peligrosa de los locales la tendría Sandro en sus botas, aunque su disparo fue repelido por el larguero de la meta custodiada por Tomáš Vaclík.

Nolito, que forzó la acción del punto fatídico que desencadenó en la diana convertida por Banega, dispuso de un mano a mano con Masip, pero fue incapaz de atinar con una vaselina que atajaría el portero de los castellanos sin dificultades. Pablo Hervías, que también salió en el XI inicial de Sergio González, ocupando la parcela de Toni Villa, pondría a prueba a Vaclík con una de sus especialidades: el lanzamiento de un libre directo. No obstante, el guardameta checo estuvo imperial para alejar el peligro de su área con un magnífico despeje de puños. Nolito pudo ampliar la renta de las tropas de Lopetegui, al tiempo que Míchel Herrero no pudo beneficiarse de un envío al área de Óscar Plano. También lo intentaría Sergi Guardiola, aunque el ’7’ del Real Valladolid no estaba teniendo demasiada fortuna en los metros finales. El Sevilla acabaría la batalla en inferioridad numérica por la expulsión de Ocampos, si bien es cierto que se llevaría los 3 puntos de su visita a Pucela.