SD Eibar 1 – 2 RCD Espanyol

La jornada dominical de LaLiga Santander dio su pistoletazo de salida con el encuentro entre SD Eibar y RCD Espanyol en el Estadio Municipal de Ipurua. Los primeros 45 minutos transcurrieron sin apenas oportunidades de gol por ambos bandos, si bien es cierto que el conjunto local realizó una propuesta más interesante que su adversario. José Luis Mendilibar es consciente que la parroquia armera juega un papel fundamental en cada encuentro, dado que su apoyo incondicional ha sido decisivo durante todos estos años en Primera División. No obstante, el plantel perico fue capaz de aguantar las acometidas de los vascos, a lo que se debe añadir que pudo salir de la incesante presión iniciada por Charles Dias y Sergi Enrich en la parcela ofensiva del Eibar.

De todos modos, la paridad en el luminoso iba a ser desnivelada antes de llegar al cuarto de hora de juego de la segunda mitad. Iván Ramis, previo envío con un lanzamiento magistral de Fabián Orellana, ejecutó un certero testarazo ante el que nada pudo hacer Diego López (1 – 0). Los locales volverían a perforar el fondo de las mallas de la meta del cancerbero blanquiazul, pero la acción quedó invalidada por posición antirreglamentaria de Enrich. El Espanyol tendría el premio a su insistencia en el tramo decisivo de la contienda, momento en el que Matías Vargas filtró el cuero en profundidad para que Facundo Ferreyra devolviera las tablas al electrónico al superar a Marko Dmitrović (1 – 1). El jarro de agua fría sería aún mayor para el Eibar unos instantes después, dado que una galopada por el flanco zurdo de Adrià Pedrosa fue aprovechada por Esteban Granero para subir el definitivo 1 – 2 al marcador. Los visitantes acabarían con un hombre menos por la expulsión de Edinaldo Gomes Pereira, conocido como Naldo, aunque sumarían los 3 puntos.