Anoche el Liverpool caía en Nápoles (2-0) tras una buena primera parte y un exceso de relajación en la segunda. Aunque la acción que desniveló el partido fue el penalti de Robertson sobre Callejón, discutible. El entrenador alemán cargaba contra todo y todos tras el encuentro por esa decisión.

«Cuando lo ves otra vez, ves que es un error claro, pero los seres humanos son los únicos que deciden si hay un error y con el VAR siempre que los seres humanos decidan, hay fallos potenciales, pero no podemos hacer nada al respecto ahora. Tenemos que aceptarlo. Ellos encontrarán una manera de decir que era la decisión correcta y tenemos que aceptarlo. ¿Alguien en la sala cree que era penalti después de ver las imágenes del VAR? Ahí lo tienes, una persona piensa que es penalti, y eso es por lo que el VAR no anula la decisión», afirmaba Jürgen Klopp en rueda de prensa.