Con 28 goles en 52 partidos de la temporada pasada, Sadio Mané fue una pieza clave del Liverpool que se proclamaba campeón de Europa en Madrid. El delantero de 27 años protagonizó rumores y fue vinculado a algunos equipos, pero no quiso moverse de los reds.

«Realmente me cuesta describir lo feliz que me encuentro de estar aquí. Para ser honesto estoy realmente feliz de ser parte de este club y de esta familia. Tenemos los mejores seguidores del mundo y los aprecio mucho por su apoyo», ha afirmado el delantero a beIN Sports.