Fichado en enero de 2016 e incorporado definitivamente al primer equipo del Liverpool el pasado verano, el centrocampista serbio Marko Grujic apenas ha tenido la oportunidad de acumular cinco partidos oficiales a lo largo de la presente temporada. Lógicamente, este bagaje se antoja muy escaso para un joven futbolista que lo que necesita para seguir progresando son, lógicamente, minutos.

Por fortuna para él, uno de los grandes clubes de la liga croata, el Dinamo de Zágreb, se ha percatado de su situación y se ha puesto y en contacto con la directiva del cuadro inglés para gestionar su incorporación en calidad de cedido.